lunes, 12 de septiembre de 2016

LA POST VERDAD Y EL ARTE DE LA MENTIRA


http://recortesdeprensa001.blogspot.com.es/


LA POST VERDAD Y  EL ARTE DE LA MENTIRA



Por estar de rabiosa actualidad entre nosotros, seguidamente pego la traducción automática al castellano de un artículo aparecido en  THE ECONOMIST , de fecha, 2016.09.08 ,    encontrable en este lugar:

http://www.economist.com/news/leaders/21706525-politicians-have-always-lied-does-it-matter-if-they-leave-truth-behind-entirely-art?cid1=cust/ednew/n/bl/n/2016098n/owned/n/n/nwl/n/n/EU/n

DICE:
Considerar hasta qué punto Donald Trump está separada de hecho. Él habita en un reino fantástico donde era falso certificado de nacimiento de Barack Obama, el presidente fundada Estado Islámico (IS), los Clinton son asesinos y el padre de un rival fue con Lee Harvey Oswald disparó antes de que John F. Kennedy.
Sr. Trump es el máximo exponente del "post-verdad" política-una confianza en las afirmaciones de que "sentir cierto" pero no tienen ninguna base en la realidad. Su descaro no es castigado, pero toma como prueba de su voluntad de defender al poder de la élite. Y el no está solo. Miembros del gobierno de Polonia afirman que un presidente anterior, que murió en un accidente aéreo, fue asesinado por Rusia. políticos turcos afirman los autores del golpe de estado fallido reciente actuaban por órdenes emitidas por la CIA. El éxito de la campaña de Gran Bretaña a abandonar la Unión Europea advirtió de las hordas de inmigrantes que resultarían de la inminente adhesión de Turquía a la Unión.

 Si, como este diario, se cree que la política debe basarse en la evidencia, esto es preocupante. Las democracias fuertes pueden recurrir a las defensas incorporadas contra después de la verdad. países autoritarios son más vulnerables.
Señor de las mentiras


Que los políticos a veces pedalee mentiras no es noticia: pensar en fib de Ronald Reagan que su administración no había cambiado armas con Irán con el fin de lograr la liberación de rehenes y para financiar los esfuerzos de los rebeldes en Nicaragua. Los dictadores y demócratas que tratan de desviar la culpa por su propia incompetencia siempre han manipulado la verdad; malos perdedores 

siempre han acusado a los del otro lado de la mentira.
Pero después de la verdad, la política es algo más que una invención de las élites whingeing que han sido flanqueadas. El término escoge el corazón de lo que es nuevo: que la verdad no se vea modificada, ni controvertido, pero de importancia secundaria. Una vez, el propósito de la mentira política era crear una falsa visión del mundo. Las mentiras de hombres como el Sr. Trump no funcionan de esa manera. Ellos no pretenden convencer a las élites, a quienes sus votantes de destino ni la confianza ni como, pero a reforzar los prejuicios.
Sentimientos, no en hechos, son lo que importa en este tipo de campañas. incredulidad de sus oponentes valida los EE.UU. contra ellos mentalidad de que los candidatos de afuera prosperan en. Y si sus oponentes se centran en tratar de mostrar sus hechos están equivocados, tienen que luchar en el terreno que ha elegido. Los más Permanecer activistas atacaron exagerada afirmación de la campaña Dejar que la adhesión a la UE cuesta al Reino Unido £ 350m ($ 468m) a la semana, más tiempo que mantienen la magnitud de esos costos en el punto de mira.


 política post-verdad tiene muchos padres. Algunos son nobles. El cuestionamiento de las instituciones y la sabiduría recibida es una virtud democrática. La falta escéptico de deferencia hacia los líderes es el primer paso para la reforma. El colapso del comunismo se aceleró porque las personas valientes se preparan para desafiar la propaganda oficial.
Pero las fuerzas corrosivas también están en juego. Una de ellas es la ira. Muchos votantes se sienten defraudadas y dejaron atrás, mientras que las élites que están a cargo han prosperado. Son desdeñosa de los tecnócratas auto-servicio que dijeron que el euro podría mejorar sus vidas y que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva. la confianza popular en opinión de los expertos y las instituciones establecidas ha caído a través de las democracias occidentales.
Posterior a la verdad también ha sido instigado por la evolución de los medios de comunicación (véase el Informe). La fragmentación de las fuentes de noticias ha creado un mundo atomizado en el que se encuentra, el rumor y el chisme se extendió a una velocidad alarmante. Mentiras que son ampliamente compartidos en línea dentro de una red, cuyos miembros confiar en los demás más de lo que confían cualquier fuente de corriente-media, pueden adquirir rápidamente la apariencia de la verdad. Presentado con las pruebas que contradicen la creencia de que se mantiene un alto precio, la gente tiene una tendencia a deshacerse de los hechos primero. Bien intencionado prácticas periodísticas tienen la culpa también. La búsqueda de la "equidad" en la presentación de informes a menudo crea el equilibrio falsa a expensas de la verdad. Científico de la NASA dice que Marte es probablemente deshabitado; Profesor Snooks dice que está lleno de extranjeros. Es realmente una cuestión de opinión.




Cuando la política es como la lucha libre, la sociedad paga el costo. la insistencia del Sr. Trump que Obama se opone fundada es un serio debate sobre cómo hacer frente a los extremistas violentos. La política es complicada, sin embargo, la política posterior a la condena de la verdad como la complejidad del juego de parte los expertos utilizan para engañar a los demás. De ahí que las propuestas de Hillary Clinton sobre el permiso parental remunerado ir sin examinar (ver artículo) y el caso de la liberalización del comercio es ahogada por "sentido común" demandas de protección.
Es tentador pensar que, cuando las políticas que se venden en los folletos poco fiables empiezan a fallar, mintió a los partidarios podrían ver el error de sus caminos. La peor parte de la política posterior a la verdad, sin embargo, es que esta auto-corrección no puede ser invocado. Cuando las mentiras hacen que el sistema político disfuncional, sus pobres resultados pueden alimentar a la alienación y la falta de confianza en las instituciones que hacen que el post-verdad jugar posible en primer lugar.
Pro-Truthers de pie y ser contados
Para contrarrestar esto, los principales políticos tienen que encontrar un lenguaje de réplica (que se llama "pro-verdad" podría ser un comienzo). La humildad y el reconocimiento de la arrogancia pasado ayudarían. La verdad tiene poderosas fuerzas en su lado. Cualquier político que hace promesas contradictorias a diferentes audiencias pronto será expuesta en Facebook o YouTube. Si un funcionario se encuentra por asistir a una reunión en particular o la búsqueda de una donación de campaña, un rastro de correos electrónicos puede coger hacia fuera.
Las democracias tienen las instituciones para ayudar, también. sistemas jurídicos independientes tienen mecanismos para establecer la verdad (de hecho, Melania Trump ha recurrido a la ley para pedir la reparación de mentiras sobre su pasado). Por lo tanto, a su manera, hacer los órganos independientes creados para informar a la política, sobre todo aquellas que se basan en la ciencia.
Si el señor Trump pierde en noviembre, después de la verdad se parece menos amenazante, a pesar de que ha tenido demasiado éxito para que se vaya. La preocupación más profunda es que los países como Rusia y Turquía, donde los autócratas utilizan las técnicas de post-verdad para silenciar a los oponentes. A la deriva en un mar de mentiras, la gente de allí no tendrán nada que aferrarse. Para ellos la novedad de post-verdad puede llevar de nuevo a la antigua opresión.

http://recortesdeprensa001.blogspot.com.es/

TEXTO ORIGINAL:
CONSIDER how far Donald Trump is estranged from fact. He inhabits a fantastical realm where Barack Obama’s birth certificate was faked, the president founded Islamic State (IS), the Clintons are killers and the father of a rival was with Lee Harvey Oswald before he shot John F. Kennedy.
Mr Trump is the leading exponent of “post-truth” politics—a reliance on assertions that “feel true” but have no basis in fact. His brazenness is not punished, but taken as evidence of his willingness to stand up to elite power. And he is not alone. Members of Poland’s government assert that a previous president, who died in a plane crash, was assassinated by Russia. Turkish politicians claim the perpetrators of the recent bungled coup were acting on orders issued by the CIA. The successful campaign for Britain to leave the European Union warned of the hordes of immigrants that would result from Turkey’s imminent accession to the union.
If, like this newspaper, you believe that politics should be based on evidence, this is worrying. Strong democracies can draw on inbuilt defences against post-truth. Authoritarian countries are more vulnerable.
Lord of the lies
That politicians sometimes peddle lies is not news: think of Ronald Reagan’s fib that his administration had not traded weapons with Iran in order to secure the release of hostages and to fund the efforts of rebels in Nicaragua. Dictators and democrats seeking to deflect blame for their own incompetence have always manipulated the truth; sore losers have always accused the other lot of lying.
But post-truth politics is more than just an invention of whingeing elites who have been outflanked. The term picks out the heart of what is new: that truth is not falsified, or contested, but of secondary importance. Once, the purpose of political lying was to create a false view of the world. The lies of men like Mr Trump do not work like that. They are not intended to convince the elites, whom their target voters neither trust nor like, but to reinforce prejudices.
Feelings, not facts, are what matter in this sort of campaigning. Their opponents’ disbelief validates the us-versus-them mindset that outsider candidates thrive on. And if your opponents focus on trying to show your facts are wrong, they have to fight on the ground you have chosen. The more Remain campaigners attacked the Leave campaign’s exaggerated claim that EU membership cost Britain £350m ($468m) a week, the longer they kept the magnitude of those costs in the spotlight.
Post-truth politics has many parents. Some are noble. The questioning of institutions and received wisdom is a democratic virtue. A sceptical lack of deference towards leaders is the first step to reform. The collapse of communism was hastened because brave people were prepared to challenge the official propaganda.
But corrosive forces are also at play. One is anger. Many voters feel let down and left behind, while the elites who are in charge have thrived. They are scornful of the self-serving technocrats who said that the euro would improve their lives and that Saddam Hussein had weapons of mass destruction. Popular trust in expert opinion and established institutions has tumbled across Western democracies.
Post-truth has also been abetted by the evolution of the media (see Briefing). The fragmentation of news sources has created an atomised world in which lies, rumour and gossip spread with alarming speed. Lies that are widely shared online within a network, whose members trust each other more than they trust any mainstream-media source, can quickly take on the appearance of truth. Presented with evidence that contradicts a belief that is dearly held, people have a tendency to ditch the facts first. Well-intentioned journalistic practices bear blame too. The pursuit of “fairness” in reporting often creates phoney balance at the expense of truth. NASA scientist says Mars is probably uninhabited; Professor Snooks says it is teeming with aliens. It’s really a matter of opinion.
When politics is like pro-wrestling, society pays the cost. Mr Trump’s insistence that Mr Obama founded IS precludes a serious debate over how to deal with violent extremists. Policy is complicated, yet post-truth politics damns complexity as the sleight of hand experts use to bamboozle everyone else. Hence Hillary Clinton’s proposals on paid parental leave go unexamined (see article) and the case for trade liberalisation is drowned out by “common sense” demands for protection.
It is tempting to think that, when policies sold on dodgy prospectuses start to fail, lied-to supporters might see the error of their ways. The worst part of post-truth politics, though, is that this self-correction cannot be relied on. When lies make the political system dysfunctional, its poor results can feed the alienation and lack of trust in institutions that make the post-truth play possible in the first place.
Pro-truthers stand and be counted
To counter this, mainstream politicians need to find a language of rebuttal (being called “pro-truth” might be a start). Humility and the acknowledgment of past hubris would help. The truth has powerful forces on its side. Any politician who makes contradictory promises to different audiences will soon be exposed on Facebook or YouTube. If an official lies about attending a particular meeting or seeking a campaign donation, a trail of e-mails may catch him out.
Democracies have institutions to help, too. Independent legal systems have mechanisms to establish truth (indeed, Melania Trump has turned to the law to seek redress for lies about her past). So, in their way, do the independent bodies created to inform policy—especially those that draw on science.
If Mr Trump loses in November, post-truth will seem less menacing, though he has been too successful for it to go away. The deeper worry is for countries like Russia and Turkey, where autocrats use the techniques of post-truth to silence opponents. Cast adrift on an ocean of lies, the people there will have nothing to cling to. For them the novelty of post-truth may lead back to old-fashioned oppression.