lunes, 9 de mayo de 2016

EL FUTBOL, ESA PUTA MIERDA




http://recortesdeprensa001.blogspot.com.es/

EL FUTBOL, ESA PUTA MIERDA





 

- Jo! eso del futbol, qué puta mierda es.

- Eso es empezar fuerte, no?  Y buscar amigos...
 

- Estoy hasta los huevos, de toda esta basura.

- Sigues claro, pero algo extremo.




- No soy yo el intratable, por solo decir sobre eso futbolero, cualquier palabramierda que lo describa, que he de quedarme corto, diga lo que diga. Además, las locuciones vulgares tienen una profundidad inmensa de pensamientos; son, dijo el poeta "agujeros abiertos por generaciones de hormigas"






- ¡ No me digas !


- Y tanto. ¿ O no es cargante tener que tragar mierda por un tubo a todas horas, como si fuera la cosa más importante del mundo, o, al menos, como si fuera algo importante, cuando lo que pasa...
 

- Disculpa que te corte;  pero importante... importante:  es. Independienteente de que no se pueda olvidar de que el placer de estar en las multitudes sea una expresión misteriosa del goce de la multiplicación, como también el poeta dijo.





- Recibido, y lo dijo en prosa. Pero vamos a lo de la importancia. Claro que es, y super, por eso es tanta mierda; tanta mierda de control social, de espíritu enajenado compartido por miles de miles de miles de miles de noséqué personas. Personas adultas, o en edad de serlo, adultas desde el comienzo hasta la vejez, adultas del todo, y del todo inadultas. ¡Cómo es posible, por los clavos de cristo, que gente hecha y derecha, con problemas reales, a los que hay que dar solución, o intentarlo, a los que hay que dar solución real, pierdan tiempo y esfuerzo, gasten ilusión y energía en esa supernada?



- O en cualquier otra con igual nocontenido. Tu sabes la respuesta a esa pregunta, perfectamente; está muy bien estudiado.
 

- Sí, es una pregunta, digamos retórica, pero estoy hasta los cojones de que caiga sobre la gente tanta mierda y la reciban cómo si tomaran el sol. También me cae a mí.
 

- Pues es lo que hay.
 

- Lo sé.
 

- Y no tiene solución.
 

- Lo sé.
 

- Entonces, ¿de qué te quejas?
 

- No es una queja: grito mi desesperación, sin esperanza alguna.
 

- Lo último que se pierde es la esperanza.
 

- Millas hace, y años, que llegué al lugar de esa pérdida, y ahora sin ella ando más suelto y no más triste.
 

- ¿ No hay solución?
 

- No. 




http://recortesdeprensa001.blogspot.com.es/

a