jueves, 14 de mayo de 2015

POPULISMOS, DERECHA IZQUIERDA


http://recortesdeprensa001.blogspot.com

POPULISMOS






Mientras el populismo de derechas apela al bien común y el de izquierdas demanda justicia social, ninguno de los dos se esfuerza en sacar estos conceptos de la niebla espesa que los rodea porque lo único que buscan es alcanzar el poder


Ignacio Sotelo


http://elpais.com/elpais/2015/05/12/opinion/1431458155_728256.html

DICE:


1.- Llamamos populistas a las ideologías que tienden a simplificar una compleja estructura social, en la que se contraponen intereses muy distintos, integrándolos en un mismo bien común, o todo lo más, reduciéndolos a la mera oposición de la mayoría desfavorecida ante una minoría opresora.




2.- A esta simplificación homogeneizadora de una sociedad altamente fragmentada, los populismos añaden promesas vanas que de antemano se sabe que no podrán cumplir. El de derecha se aferra al mito del crecimiento indefinido y en un porvenir cercano que ofrece a todos una ocupación fija y de calidad; el de izquierda, más realista, se conforma con prometer un mejor reparto del escaso empleo disponible, pero sobre todo un salario social a los parados... promesa que implica reconocer que habrá que aumentar los impuestos, y aunque digan que solo a los más ricos, saben muy bien que en un mundo globalizado con enormes facilidades para la movilidad de capitales, estos disponen de infinitas maneras de escaquearse.




3.-  Es una vieja experiencia acumulada desde hace siglos: los poderosos, por serlo, se libran de los impuestos, y la inmensa mayoría son demasiado pobres para pagar cantidades significativas, aunque de muchos pocos se obtenga luego sumas considerables


4.- Pese a sus diferencias evidentes, el populismo de derechas y el de izquierda se escabullen por igual ante la cuestión medular de nuestro tiempo, la del capitalismo financiero, que caracteriza el que los beneficios que provienen de la especulación superen con mucho a los de la economía productiva, pero, a diferencia de ésta, crea muchísimos menos puestos de trabajo.




5.- La hora de los populismos, duchos en manejar el paro como fuente principal de votos, llega cuando el empleo se ha convertido en un bien escaso. El de derechas se atreve incluso a anunciar el arribo en breve de un empleo fijo y digno, no sé cuántos millones este año, y otros tantos el próximo. El de izquierda, aun a sabiendas que esta medida la rechazan las empresas, ofrece un mejor reparto del escaso trabajo disponible, pero sobre todo encandila con la garantía de subvencionar indefinidamente a los que por diversos motivos no puedan ser colocados




6.- En el fondo únicamente pretenden gobernar lo antes posible. La política no tiene otro objetivo que alcanzar el poder, pero para conseguirlo hay que mencionar otros que resulten más atractivos.






http://recortesdeprensa001.blogspot.com