domingo, 2 de abril de 2017

PERSECUCIÓN Y ASESINATO DE GATOS EN LA CASA DE CAMPO






PERSECUCIÓN Y ASESINATO DE GATOS EN LA CASA DE CAMPO






Quiero denunciar la actividad de un jardinero, de un jardinero matagatos, que en compañía de otro, que parece menos peligroso para la fauna de la CASA DE CAMPO, hace sus trabajitos de asesinato felino en las inmediaciones del TELEFÉRICO DE LA CASA DE CAMPO.




 Como saben aquellos pasen con sus hijos algún rato en la CASA DE CAMPO, en la zona en que está el TELEFÉRICO, hay allí un grupo de simpáticos gatos a los cuales los niños, nada más bajarse del coche que les ha subido la empinada cuesta que es necesario coronar para llegar al lugar, llaman llenos de alegría, diciendo " ¡un gato, un gato!", claro que el gato aludido, o varios, que quizá tomara el sol tranquilamente repantingado junto a un pino, saldrá corriendo, y se perderá en la verdura;  pero, el gato corriendo, y el niño corriendo detrás del gato, dan alegria al padre, a la madre y a los que ven la escena sin necesitar tener vínculo familiar alguno con ellos.



 Pues bien, a los gatos y a los niños les ha salido un enemigo terrible, bajo la forma de un jardinero que, armado con una barra larga de hierro muy puntiaguda, de las que se suelen usar en su oficio para ir allegando papeles y otros detritus, ensartados desde el suelo por la punta hasta el capacho,  se dedica a persegur a los felinos por todo el recinto del entorno del TELEFÉRICO DE LA CAsA DE CAMPO, los ensarta cuando puede, causándoles la muerte inmediata, después de proferir un maulligrito de terror y sufrimiento que hiela el oido del que lo escucha,  o  sufrir graves heridas que alcanzan el mismo fin luego de un más o menos corto periodo de  inútil agonía.

Además de aterrorizados los gatos están algo así como confusos,  ya que la persecución a patadas y con el largo pincho preparado para la acometida a la que se les somete por parte de un hombre vestido de verde y con sombrero blanco, coexiste con el suministro de comida y agua  por parte de varios de los visitantes del lugar,  vestidos como les dá la gana, que dejan en los sítios más resguardados para que no corran peligro de asesinato  al comer. Pero los gatos, según parece, son daltónicos, así que no distiguen amigos de enemigos, pues en no confundirse les va la vida, y de la confiaza que antes tenían con el entorno has pasado a no asomar ni el morro de un buen recaudo.



 Este sujeto asesino  viste de verde, como el resto de los jardineros, utiliza una especie de barraca de madera que junto al edificio del TELEFÉRICO hay para guardar su intrumental de doble uso, y como seña distintiva lleva puesto un sombrero blanco de algodón, en lugar de la típica gorra con visera que en su gremio se usa.  He sacado una muestra gráfica de el vehículo que la pareja citada usa y de la propia pareja aludida.

¿ Podrían las autoridades competentes instruir a este jardinero asesino de felinos para que dejara de hacer su trabajo de persecución y muerte de estos simpáticos animales?



 

¿ Qué sentido tiene que la COMUNIDAD DE MADRID legisle sobre el maltrato a los animales, que el AYUNTAMIENTO DE MADRID se muestre interesado por cómo se trata a los animales dentro de su término minicipal,  e intente que se les trate bien, cuando, a la vista de todos, en uno de los pocos lugares que están bien cuidados de la CASA DE CAMPO se permite la caza del gato por los jardineros al servicio de la administración competente,  que cuidan el recinto?

POR FAVOR:  QUE ÁLGUIEN HAGA ALGO PARA PARAR ESTA PERSECUCIÓN Y ASESINATO DE GATOS EN LAS INMEDIACIONES DEL TELEFÉRICO DE LA CASA DE CAMPO POR PARTE DE LOS JARDINEROS QUE CUIDAN LA ZONA !





 

Mucho agradecería a quienes puedan leer esto que lo compartieran si no les parece mal,  a fin de aumentar las posibilidades de que se deje de hacer la comentada triste cacería.

http://recortesdeprensa001.blogspot.com.es/