domingo, 15 de noviembre de 2015

EL TERRORISMO Y LAS MÁSCARAS DEL PODER



http://recortesdeprensa001.blogspot.com.es/


TERRORISMO Y MÁSCARAS DEL PODER



el terrorismo islamista ataca francia 

Hollande: “Es un acto de guerra cometido por un ejército terrorista”

El presidente francés señala que el atentado fue "preparado" desde el exterior y contó con "complicidad" desde el interior
Hollande decreta tres días de luto oficial y reitera que "todos los dispositivos" de seguridad continuarán reforzados "al máximo"

http://www.infolibre.es/noticias/mundo/2015/11/14/hollande_quot_acto_guerra_cometido_por_ejercito_terrorista_quot_40839_1022.html


El poder usa la trampa de la mejor manera que puede y sabe, y puede y sabe usar la trampa de manera magistral, cuando están por medio las emociones de la gente. El poder sabe que la gente es voluble, impresionable,  olvidadiza; que cambia como una veleta, que deseapide cosas contradictórias. Vamos a dejar a un lado la pregunta de qué sea el poder, vamos a entender, por el momento, que, por cachativa, sabemos a lo que nos estamo refiriendo, vamos a dar por bueno que cuando se habla de "el poder"  se es, al menos, tan concretamente inconcretos como cuando, otros, hablan de "dios".



Pues bien, con esta cosa tan horrible que nos está pasando, de los ataques terroristas, ahora en París, antes en Londres y en Madrid, y antes y despues de eso en cualquier parte, se corre el riesgo de que si no se pronuncia uno mediante una adhesión sin fisuras, lo que equivale a una adhesión sin palabras, a lo que dice el poder, en repulsa de los crímenes, le acusen al que no se adhiere de estar de acuerdo con los malos, con el diablo, cuando no, directamente de terrorista o poco menos. 



Por eso es necesario decir que estoy completamente horrorizado por los asesinatos de París de este fin de semana;  por eso y por que no me aplique el gobierno de España la llamada Ley Mordaza, no sea que algo de lo que digo luego resulte que lo han tipificado como contemporizador, colaborador, o "lo que sea" del terrorismo. No,  no estoy de acuerdo con él, ¿ queda claro ?; ¿cómo voy a estar de acuerdo con tal barbarie si hasta a mí, personalmente aunque  sea de manera infinitesimal, me pone en peligro, ya que uso el metro, voy por la calle y hago una vida normal? Incluso por defensa propia estoy en contra. Es lamentable vivir en un momento en que se tengan que decir estas cosas antes de decir lo que se quiere decir, a fin de que no digan que has dicho algo que no debiste decir, por estar tipificado como delito. Pero así és.




En cuanto a los asesinatos de París de este fin de semana, se pueden hacer muchas preguntas, muchas, muchas, muchas, pero la pregunta que no es legítimo hacerse es: ¿porqué?. 




El porqué esta muy claro, aparentemente; se trata de un porqué del que no se habla, del que no está bien visto hablar, es un porqué que cuestiona el papel de los Estados que componen la Unión Europea, impelidos por EE UU,  en lo que está pasando en Afríca y Asia musulmanas. 


De tal manera actua el poder, que la emotividad desbordada de la gente  ante la barbarie asesina, trata de ser utilizada para que corra en apoyo de unas políticas que son absolutamente criticables y probablemente erróneas a medio y largo plazo, para los Estados que las enarbolan.




No voy a hacer aqui en recuento por lo menudo  de todos los errores, por lo menos errores, si es que no constituyen una plan deliberado, que nos han puesto a punto de entrar en guerra, que es la situación en la que estamos; en primer lugar, porque el recuento por lo menudo no lo conozco, ya que a mí la realidad se me sirme mediante los medios de comunicación, lo cual equivale a decir que no conozco la realidad, solo su eco distorsionado con dolo para darme propaganda y consignas como si fuera información objetiva; y, en segundo lugar, porque para entendernos podemos dar por válido el planteamiento general con el que se nos sirve lo que parece real, ya que a ella le pasa lo mismo que a dios, se habla de él, y nadie sabe nada.



Pero de esta realidad que vivimos no podemos decir aquello del silencio de dios;  esta realidad no deja de parlar,  de hacer ruido, de hacer daño. Y el daño terrorista que ahora se nos ha caudado en París visita todas las semanas los mercados y lugares populosos de Irak, Siria, etc, etc, etc., donde mueren tambien a cientos las personas cuando están haciendo la compra o rezando, por ejemplo. 




Lo que tiene que quedar claro es que por una parte está el rechazo al terrorismo, en este caso concreto el que nos  ha asesinado en París a mucha gente, y el sincero y sentido dolor por esas muertes, y por otro lado,  está el apoyo a las políticas de los gobiernos de la Unión Europea, y de UU EE,  en la zona de la que proviene el terrorismo ahora actuante entre nosotros. Y hay que tener cuidado para que el poder no te introduzca, cuando rechazas emocionalmente  las muertes que  han producido en París estos indeseables, de alguna manera, una respuesta que le sirva al poder que te administra  para sentirse apoyado en sus políticas, si es que rechazas esas políticas.




Desenmascarar las trampas y mentiras del poder es la mejor manera de evitar una Guerra que se presiente cada vez más "inevitable".


http://recortesdeprensa001.blogspot.com.es/