sábado, 5 de septiembre de 2015

SOCIALDEMOCRACIA, ¿FUTURO?


http://recortesdeprensa001.blogspot.com

LA SOCIALDEMOCRACIA, ¿ FUTURO?

La verdad es que no comprendo cómo se puede seguir manteniendo que existe compatibilidad entre lo que se ha venido en llamar, y ser,  en Europa,  socialdemocracia, en el siglo XX y la idea de futuro en el siglo XXI.


Con independencia de lo que hiciera en momentos anteriores de la historia del siglo pasado y en el anterior, lo cierto es que,  ante la crisis desatada, a nivel mundial, en el año 2008, primero en EE UU, con una sonada quiebra como inicio,  y luego en todos lados, la respuesta ha sido, de una u otra manera, salir en auxilio del causante del desaguisado.


El capital se ha vuelto un loco peligroso; cuando estalló la crisis hubo un poco de tiempo en que los dueños sintieron que se habian pasado y que su tiempo había, efectivamente y en otro sentido, pasado. Pero luego vieron que no pasaba nada, que el poder político no tenía las ideas claras, que, lo primero que sentía el poder político ante la situación,  era pánico, un pánico aún mayor que el que, momentáneamente sintieron los dueños, y supieron utilizar esa situación, obligando al poder político a asumir, nuevamente, el punto de vista de los dueños, para salir de la encerrona. Este punto de vista es el de siempre: que paguen ellos.


Y en ese: que paguen ellos, la llamada socialdemocracia gazmoña, no supo, no quiso, no se atrevió a exigir: que peguen sus causantes. 


Por lo tanto: pagamos nosotros, a los cuales la socialdemocracia pide el voto.


Una de las cosas más fuertes que se han podido ver en esta crisis, en mi opinión, son las intervenciones del Presidente de EE UU,  defendiendo las intervenciones públicas masivas en la economía de su país, llevando la contraria a las ideas que había mantenido hasta el momento, él y el Partido Republicano.


No cuento entre la socialdemocracia al PSOE, el cual, desde la llamada transición hasta casi la semana pasada,  ha escurrido el bulto de la palabra y hecho como que no la entendía, y, de hecho, no la ha entendido, como se ha demostrado cuando ha alcanzado el poder. Ahora la usa, pensando que con ello se va a olvidar lo que ha sido, y lo que, verdaderamente, ha hecho. Creo que se equivoca, pero eso me da igual, el socialismo, del PSOE en España, es una mera, digamos, correa de transmisión de lo que se haga fuera.


Pero, independientemente de ello, no entiendo cómo se puede mantener que la socialdemocracia tiene un puesto en el futuro, cuando su traición en el pasado está tan fresca y reciente, es tan clara, manifiesta y evidente.



El único motivo,  por lo que se me alcanza,  que justifica ligar la palabra socialdemocracia y futuro,  es que éste,  cada día que pasa,  se nos presenta mas esquivo, problemático y difuso, y buscamos en una idea pasada, algo de ingenua  tranquilidad, como cuando el niño cierra los ojos y cree que lo que le asusta  desaparece así.



La socialdemocracia no puede renacer, creo, sin una catarsis monumental,  de caballo diríamos, que se la puede llevar por delante, dando origen a algo nuevo que, eso sí, sea capaz de embridar debidamente a un factor, capital financiero, cada vez más fiero, loco, suicida... y noséqué más cosas: un verdadero peligro real  para la vida.


Mientras eso no se haga, el peligro real es el fascio. Neo, pero fascio.



http://recortesdeprensa001.blogspot.com