lunes, 7 de septiembre de 2015

BOOKING Y EL HOTEL PLAYAS DE GUARDAMAR


http://recortesdeprensa001.blogspot.com

BOOKING Y EL HOTEL PLAYAS DE GUARDAMAR.




¿Recuerdan ustedes el hotel Overlook?; seguro que sí:  era enorme y  aislado, el jolgorio de sus días mejores contrastaba con el silencio inquitante en que se hundía fuera de temporada, cuando por sus desangelados pasillos circulaban   unas inquietantes  niñas que invitaban a jugar con ellas a cualquiera.


Yo, que no tenía una granja en africa, sí que tenía unos días libres después del verano, y nada que hacer en ellos, así que  decidí  ir a Guardamar del Segura, un lugar en el que desembarqué hace muchos años, y en el que he podido comprobar que  de aquel aquello que allí había entonces ya nada quedaba ahora. O mejor: sí, ahora es lo mismo que antes, pero peor;  es tan peor que está desconocido, pero es lo mismo: el pueblo de siempre, ahora  rodeado por un muro de llamadas urbanizaciones. ¡Y parquímetros a la orilla del mar!



 

Pues bien, para prepar el viaje lo primero que hice fue contactar por Internet con BOOKING, el cual me hizo una reserva en el HOTEL PLAYAS  DE GUARDAMAR -un tres estrellas, total, me dije que,  como iba solo, para mi solo,  servía-,  que yo creí que no conocía, pero que supe que me equivocaba y que sí que había estado en él, nada más llegar, solo que en aquel entonces se llamaba de otra manera, se llamaba HOTEL CAMPOMAR.



 El tiempo ha hecho estragos, no respeta nada, mi cuerpo ha envejecido, pero el antiguo HOTEL LAS DUNAS, O CAMPOMAR,  AHORA LLAMADO PLAYAS DE GUARDAMAR lo ha llevado mucho peor que yo.



BOOKING solo aceptaba hacer la reserva para dos personas, pero yo pensaba estar solo, como no daba otra alternativa la hice para dos, pensando en poder arreglarlo a la llegada, con una rebaja de precio, que, la verdad, me daba lo mismo, pero, oye, la pela es la pela, tú.
 

BOOKING me daba la alternativa de elegir habitaciones de fumadores y de no fumadores, lo que por princípio está muy mal, ya que quiere decir que se admite fumar en las habitaciones, pero como creía que habría una separación radical entre un tipo y otro de clientes, acepté, y elegí, naturalmente, no fumadores.
 

BOOKING decía que el HOTEL PLAYAS  DE GUARDAMAR ofrecía una pequeña piscina cubierta, además de otra al aire libre, y, WI FI gratis.
 

BOOKING decía que el HOTEL PLAYAS DE GUARDAMAR ofrecía, con suplemento, plaza de parcamiento.
 

Todas estas cosas BOOKING decía una vez, pero ha resultado un mundo al revés.
 

Llego al HOTEL:
 

PRIMERO: En RECEPCIÓN me informan que habiendo hecho la reserva con BOOKING no hay ninguna posibilidad de realizar cambios, pero que si hubiera hecho con ellos la reserva directamente no habría tenido problema alguno para cobrarme a mi solo. La modificación que pido no puede hacerse.
 

SEGUNDO: En RECEPCIÓN pido un pase para el aparcamiento, y me dicen que no hay ninguna disponible; como me sorprende, me informan de que no es un aparcamiento solo para clientes, que puede entrar cualquiera, hasta que se llena, pero que los clientes tienen el mismo trato que los no clientes, y que no hay plazas. me quedo sin plaza de parcamiento.
 

TERCERO: Llego a la habitación; lo primero que veo es un enorme churretón color, digamos canela, o directamente color vómito, con forma de escalera,   en la pared en que está el cabecero de la cama;  salgo a la pequeña terraza,  y veo, sorprendido  un cenicero encina de una mesa de plástico. No le doy importancia, detrás está la mar, con sus olas y tal, en ese momento en calma, y abajo, muy abajo, estoy en el sexto piso, la gente se divierte.  Su diversión me pone contento. Descanso un rato.


 

Pero lo del fumar tiene su importancia, cuando vuelvo a salir a la terraza y veo ceniza caída en una de las dos sillas de plástico que allí había. Resulta que los fumadores, no obstante caer la terraza del bar justo debajo de donde sueltan la ceniza en sus habitaciones, por el balcón, lo hacen y, claro, a veces algo de ella lanzada desde los pisos de arriba, cae en mi terraza. Por otra parte los fumadores que me rodean amenizan el olor del mar, que llega del fondo, con sus humos malditos. Todo, todo, todo, muy español.
 

Todo era tan español, que los escasos turistas extranjeros con los que me crucé todos esos días, estaban como tímidos, recorrían discretamente las esquinas y trataban de no ser percibidos, no digo de no hacer ruido, porque por más ruido que hicieran nadie los hubiera escuchado. 



En el HOTEL PLAYAS DE GUARDAMAR se invita a la distinguida clentela a guardar silencio, mediante carteles en todas las plantas, pero esos carteles tiene tanto éxito como la ya comentada conexión WIFI, de lo que se trata seguidamente.
 


CUARTO: Bajo como nuevo a la RECEPCIÓN para ver de qué manera me puedo conectar a INTERNET desde mI cuarto: Me dan una papelina con códigos y claves para conectarme gratis durante una semana. Subo a mi habitación e intento conectar a INTERNET; imposible, las ayudas cibernéticas me indican que haga ciertas cosas, las hago y esa misma ayuda me dice que me ponga en contacto con el proveedor, porque es cosa suya. 



 

QUINTO: Intento bajar de nuevo a la RECEPCIÓN para  ver de solucionar lo de la conexión, pero los ascensores, hay cinco, tardan una barbaridad, aunque  espero; cuando llega uno y abre la puerta, pienso que me voy a encontrar con mucha gente, bajando o subiendo, pero el ascensor está vació, quizá porque  en su suelo tiene un enorme devuelto color chocolate; bajamos juntos, un vómito colacao de manual y yo. 





A mi regreso al HOTEL PLAYAS  DE GUARDAMAR, después de darme una vuelta por los alrededores, comprobé que la vomitona seguía subiendo y bajando. Como en el mostrador de RECEPCIÓN hay mucha gente decido dejar el asunto para cuando regrese.
 

SEXTO: Al volver al HOTEL, después de dar esa vuelta que digo, la RECEPCIÓN está disponible y a quien me atiende le digo que no tengo conexión y que el ordenador me dice que hable con ellos: me dice que sí, que es cierto, que han tenido un problema, pero que ya está solucionado, cuando subo e intento conectar, conecto. Bien: una incidencia sin importancia.
 

JA, JA. 
En realidad, la conexión WIFI del HOTEL PLAYAS DE GAUARDAMAR no me funcionó nunca; me solía salir la leyenda de que la conexión era limitada, y cuando no salía  eso, me salía todo esto:
Servidor no encontrado
Firefox no puede encontrar el servidor en www.search.ask.com.
Compruebe que la dirección no tiene errores de escritura del tipo ww.ejemplo.com en lugar de www.ejemplo.com
Si no puede cargar ninguna página, compruebe la conexión de red de su equipo.
Si su equipo o red están protegidos por un cortafuegos o proxy, asegúrese de que Firefox tiene permiso para acceder a la web.

 
Al final siempre llagaba al mismo sítio: Hable con el provedor del servicio, todo lo demás funciona bien.
 

Así que, armado de justa ira, airado, pero con ocultación de tan negativo impulso, volví otra vez a la RECEPCIÓN del hotel, bajando por la escalera,  donde planteé la queja, mientras era escuchado por otro cliente que estaba a mi lado, esperando. El de la RECEPCIÓN me informó de que había la posibilidad de contratar, por un suplemento, una WIFI  de pago, pero yo le dije que en el anuncio por Internet  del HOTEL se decía que había WIFI en las habitaciones, gratis. El otro cliente, que esperaba, dijo, " está claro, la WIFI es gratis, pero si quiere que funcione,  ha de pagar"


 

Así que he estado sin conexión, a la fuerza, sin sentir liberación.
 

SÉPTIMO: A la mañana siguiente compruebo que la piscina pequeña, la cubierta, no está en uso, hay unas obras monumentales, que la mantendrán fuera de combate durante mucho, mucho,  tiempo. Así que no puedo utilizarla.
 

LO QUE DICEN QUE HAY

LO QUE HAY


OCTAVO: Ante la enorme tardanza de los ascensores, una parte considerable de la clientela opta por bajar andando, y la más desesperada, o jóven e intrépida de ella, tambien por subir de esa manera.
 

Hay más cosas, pero termino aquí.
 

RESUMEN:
 

a.- EN RELACIÓN CON BOOKING,
ES MEJOR USAR EL BUSCADOR, SI ASÍ LO DECIDEN, Y LUEGO PONERSE EN CONTACTO CON EL HOTEL SELECCIONADO, PERSONAL  DIRECTAMENTE PARA HACER LA RESERVA, NO A TRAVES DE ELLOS. SE SACAN ASÍ MEJORES CONDICIONES Y ADEMÁS ESAS CONDICIONES PUEDEN SER CAMBIADAS Y MEJORADAS.
 

b.- EN RELACIÓN CON EL HOTEL PLAYAS DE GUARDAMAR,
YO LO TIPIFICO COMO EL HOTEL DEL INFIERNO;  SI QUIERE DISFRUTAR: NO APAREZCA POR ALLÍ, AUNQUE SU PROPAGANDA DIGA,  MELÍFLUA,  "VEN A JUGAR CON NOSOTROS". Y COMPRUEBE LOS CAMBIOS DE NOMBRE. POR MUCHAS VECES QUE CAMBIE EL NOMBRE, SIEMPRE SEGUIRÁ EN EL MISMO SÍTIO.




DE NADA.


http://recortesdeprensa001.blogspot.com