sábado, 15 de agosto de 2015

KRUGMAN Y EL PELIGRO AMARILLO

Las torpezas bursátiles de Pekín
El régimen chino sigue suponiendo que puede dar órdenes a los mercados. Pero las cosas no funcionan así
Paul Krugman, premio Nobel de Economía de 2008.
 

http://economia.elpais.com/economia/2015/08/14/actualidad/1439563391_746046.html




DICE:


1.- China está gobernada por un partido que se llama a sí mismo comunista, pero su realidad económica es un rapaz capitalismo de amiguetes... ¿Es posible que, después de todos estos años, Pekín siga sin comprender cómo funciona esto del “mercado”?
 

2.-  Les pongo en antecedentes: la economía china sufre un tremendo desequilibrio, ya que el porcentaje del producto interior bruto dedicado al consumo es muy bajo y el dedicado a la inversión, muy alto. La situación era sostenible mientras el país fuese capaz de mantener un crecimiento extremadamente rápido; pero, como resulta inevitable, el crecimiento se ralentiza a medida que China se queda sin excedente de mano de obra. En consecuencia, los rendimientos de las inversiones se reducen rápidamente.



3.- La solución es invertir menos y consumir más. Pero para eso hacen falta reformas que distribuyan mejor los frutos del crecimiento y proporcionen una mayor seguridad a las familias... Mientras tanto, el problema radica en cómo mantener el gasto durante esa transición. 


4.- la devaluación inicial del yuan no fue más que el principio, un indicio de las bajadas mucho mayores que se avecinaban. Los inversores han empezado a huir de China y los responsables políticos han pasado bruscamente de fomentar la devaluación de la moneda a poner todo su empeño en mantener el valor del yuan.
 




5.- los líderes de China siguen suponiendo que pueden dar órdenes a los mercados y decirles qué precios deben alcanzar. Pero las cosas no funcionan así... ¿Es posible que los dirigentes del país no entiendan por qué eso no puede funcionar?...  si sus líderes tienen de verdad tan poca idea como últimamente parece, la cosa no pinta bien, no solo para China, sino para el mundo en general.