sábado, 3 de enero de 2015

RAFAEL HERNANDO Y LOS GUSANOS FRESCOS




DON RAFAEL HERNANDO Y LOS GUSANOS FRESCOS



Algunos amigos míos se escandalizan por las cosas que dice el caballero don RAFAEL HERNANDO, pero yo creo que se equivocan, porque, en definitiva ¿qué preferirían?: ¿un representante de la derecha que argumentara inteligentemente contra cualquiera de las propuestas que se hicieran desde la oposición, o un representante como don RAFAEL HERNANDO, que argumenta sobre la caca y la mediocre calidad del profesorado?; ¿preferirían tener enfrente sujetos con una inteligencia penetrante, capaces de desbaratar sus argumentos, buscando los puntos débiles de la posición que mantienen, o a un bocazas que solo sirve para repartir estopa, venga o no venga a cuento? 

Y mis amigos, que quieren a España, responden que preferirían que sus argumentos se contestaran con argumentos, que lo que ellos dicen se pudiera contrastar con los argumentos contrarios de la derecha, en lugar de atacar con lugares comunes que no hacen avanzar nada la comprensión de la gente.

Y yo les digo que eso es precisamente lo que se busca: si ellos critican el rescate bancario y la irresponsabilidad política, la derecha en el gobierno responde que eso lo dicen gentes que llevan coleta; si ellos critican la bajada de las pensiones, el recorte de los derechos laborales o la subida de los impuestos a los trabajadores, la derecha en el gobierno responde que cuando el asno se viste de león se le acaban viendo las orejas; si ellos critican los recortes en sanidad, el tener que pagar más por los medicamentos o los recortes en educación, la derecha en el gobierno responde que eso lo dicen  "viejos comunistas" que se han formado en el "marximo-leninismo", cuyos referentes ideológicos "están en Venezuela"y que "se financian con dinero de Irán"; si ellos son proclives a examinar el origen de la deuda pública, para ver qué parte puede ser criticada, la derecha en el gobierno responde que eso son planteamientos propios de afectados por el síndrome de la coleta



Sí, yo les digo a mis amigos que eso es lo que se busca;  no contestar a lo que se les platea, con la esperanza puesta en que, creando confusión y usando y abusando de la poca formación de la gente, consigan salir adelante, engañando una y otra vez.

Pero mis amigos tiene un adanismo lleno de fuerza, y buscan pelea, quieren hablar de la realidad, sacar la verdad a la calle y hacer los esfuerzos que sean necesarios para que se la reconozca y se pueda hablar de ella; mis amigos no tienen remedio y quieren que la gente sepa lo que les pasa, y lo que les han hecho, casi sin darse cuenta, para que les esté pasando lo que les pasa. 

Porque mis amigos han sido acusados de adanismo por quien más lejanamente de tal actitud puede ser que sea. El, podríamos llamar rajoyismo acusa de adanismo, y aquí debemos comparar una promisoria actitud de Adán, como esta



Con el rajoyismo, tan bien representara en la obra de Hernández



Como se puede observar el tiempo muerto, después de acabar, sigue existiendo en una especie de espacio sucesivo, en el que los cuerpos se descomponen en función de lo que ha sido su historia.

Ni tan siquiera la muerte llega a ser el fin de todo, hay que seguir, hay que seguir como antes, con una descomposición congelada para que dure eternamente. 



Efectivamente, nada hay más contrario a Rajoy que Adán.

En pocas palabras, mis amigos son unos atorrantes, que se pasan las doctrinas por el forro. Mis amigos sueñan con una derecha capaz de argumentar inteligentemente, pero para eso yo les digo que lo mejor es que se marchen a Francia, que por aquí esas cosas no se estilan, pero no me hacen caso y se quedan e insisten. En fin, ellos sabrán.



Nicholas Ray, en Los dientes del diablo, hace decir a un esquimal que atacó al sentirse insultado porque su huésped no quiso comer la carne que le ofrecía, que los gusanos eran frescos, cuando trataban de justificar el desprecio de la comida que ofrecía en que la carne estaba podrida, al caballero señor don RAFAEL HERNANDO le viene como de molde este tipo de repuesta, puede decir que los contrarios llevan coleta, son marxistas, bajitos y sentimentales, pero los gusanos son frescos, y los gusanos son la responsabilidad de su partido por haber hecho un reparto de los costes de la crisis sumamente injusto, al tiempo que se han demostrado completamente incapaces de combatir una corrupción que los cubre de mierda de la cabeza a los pies. Esos son los gusanos frescos que don RAFAEL HERNANDO acabará comiéndose, junto con la carne podrida.