lunes, 8 de diciembre de 2014

¡ COSPEDAL EN LA SEXTA¡, ¡A LA SEXTA, COSPEDAL!




¡ COSPEDAL EN LA SEXTA¡, ¡A LA SEXTA, COSPEDAL!




Como si fuera algo extraordinario, dicen, yo no lo he visto, que apareció en LA SEXTA, una Cadena buenísima, la señora doña DOLORES DE COSPEDAL, y ha sido como un notición mundial, en este pueblo de espanto que es España.


La COSPEDAL en LA SEXTA, bueno, ¿y qué? La realidad queda fuera de todo lo que diga; ella, sentida, tan llena de sentido común, como su jefe, tan insobornable, ella… tan ella. Me importa un pito lo que diga. Me aburre y me repele. Un perdedor que expele mientras le queda hálito voces vacias.


Pues… que sale con INDA y otros indios.




Menudo notición, y yo con estos pelos.


Pero ¿qué más da que aparezca en esa Cadena o en otra cualquiera? Yo prefiero verla en PASIÓN DE GAVILANES.


Aquí se hace un notición de el piar de un gorrión, y qué es más que el piar de un gorrión lo que diga Cospedal. Puede gritar y abrir la boca como si del gruñido de un tigre se tratara, pero lo que sale en tímido piopar de gurriato. ¿Alguno de ustedes espera algo de este tipo de comparecencias? En el mejor de los casos las respuestas están ensayadas perfectamente delante de asesores que le dicen lo que ha de decir. En el peor de los casos quedará en ridículo. Pero en ninguno de ellos lo que diga tendrá nada que ver con la política, podrá tener algo que ver con lo que ella cree que le interesa que crean en la sociedad sobre lo que ella y los de su cuerda son, representan y hacen.


La COSPEDAL en LA SEXTA, bueno, ¿y qué?




¡Déjenme de cuentos!