lunes, 3 de noviembre de 2014

¡CUIDADO CON LAS ENCUESTAS!







¡CUIDADO CON LAS ENCUESTAS!
Que viene el lobo

Hay que tener mucho cuidado con eso de las encuestas, a fin de evitar en lo posible morir de éxito antes de tenerlo, y no llegar a tenerlo debido a esa muerte prematura.
Parece que las encuestas dicen que Podemos sube en la valoración de la gente y que Pablo Iglesias es el político favorito de la población, en lo cual, tanto Pablo como Podemos tienen parte, solo parte, de responsabilidad, la otra parte, que no sé cuantificar, la tiene el resto de las otras formaciones políticas de ámbito nacional, las cuales parece como que hubieran aceptado ya su desaparición, como justo castigo de sus desmanes.

Y hay que tener cuidado con las encuestas, porque, para empezar no son más que eso, y pueden resultar tan inseguras como la quiniela de un forofo; las trae un viento, y un viento se las lleva. Creo en el viento favorable de Podemos, que a él solo se lo debe, aun debiendo de tenerse en cuenta que es un aparato político en formación y que está en proceso, éste sí que verdaderamente democrático, de seleccionar lo fundamental de su estructura, empezando por la elección de su Secretario General.
Pero las encuestas son peligrosas por la posible hybris, muy comprensible pero que puede llevar al desastre a todo el proyecto. Antes que nada, para Podemos, contención desde dentro. Estoy seguro de que así será.
Aunque el peligro mayor es el que señalo antes, hay otro que no es despreciable, y es la utilización de un muy intenso ascenso en la intención de voto a Podemos, para intentar hacer crecer el miedo en la gente. 
Eso está ahí, y es la única carta, y la última que pueden usar los partidos de la casta, los partidos del sistema, que se está descomponiendo, para intentar salvar los muebles. 
Y es un peligro notable.
Cierto que, mirando las cosas con sentido común habría de concluirse que el peligro es mínimo; al fin y al cabo, la situación de la que los españoles tratan de salir desde hace años, y en la que estaban metidos desde siempre sin que se dieran cuenta, esta ratonera, la han creado los partidos de la casta, los partidos del sistema, los partidos que ahora gritan que “viene el lobo”, cuando ven a Podemos subir. Sí, eso es así. Pero la utilización del sentido común no es lo que mejor se le da a los españoles, y como prueba aduzco que el caballero señor don Mariano Rajoy Brey, careciendo completamente de él, a él se refiere constantemente.



De nada servirá que cierto sea que la falta de perspectivas para la juventud, un futuro de pensiones más bajas, un salario peor, una mayor diferencia social, un desastre, en fin, que es lo que nos aguarda, por la actuación de estos caballeros que digo y su empeño, por ejemplo de pagar absolutamente toda la deuda, pública y privada a costa del trabajo, si tiene éxito el grito de “que viene el lobo”. Son ellos los lobos, y son los lobos los que gritan que el lobo viene.



Podemos suele tener agarradas con Pedro J. Ramírez, en relación con la Revolución Francesa (lo cual que yo cada vez que lo escucho pienso si no me habré drogado con un Danone); pues bien, unos años antes de la revolución, los campesinos escapaban de las tierra que habían cultivado durante siglos, abandonaban sus poblados y unidos en hordas asolaban todo lo que encontraban a su paso al grito de “que vienen los ladrones”, queriendo significar que los ladrones venían detrás, cuando eran ellos. A este grito de que viene el lobo de Podemos le pasa lo mismo, los que lo profieren son los lobos.
Pero, volviendo a las encuestas: pueden ser usabas por los lobos para convencer a los corderos de que ellos son tiernos pastores, y que el enemigo es otro. No, el enemigo son ellos.


Lo que la gente tiene que comprender es que no es la primera vez que mienten. También hay un asunto moral; hay una inmoralidad manifiesta cuando se vota lo que sabes por la experiencia que es una inmoralidad, cuando se vota a los lobos, en lugar de optar por la abstención, a fin de evitar que se abra una perspectiva de esperanza para España.