jueves, 27 de noviembre de 2014

ANA MATO Y URDANGA





ANA MATO Y URDANGARÍN: ¡QUÉ MUNDO!



Por fin ha dimitido la Ministro de Sanidad y otras cosas, doña Ana Mato; que una Ministro de Sanidad se llame Mato es un mal comienzo, se mire como se mire, para esa actividad ministerial, pero si lo que ha venido a hacer con ella es lo que ha hecho, entonces es un apellido premonitorio, esperemos que frustrado.

Pero lo que ahora tiene mayor interés para mí, de eso de la señora Mato, es la aplicación de la figura del lucro por una actividad delictiva de otro, lo que la lleva a estar, no tanto imputada, pero sí presente en el juicio, en la vista, como beneficiada por el delito, y obligada a devolver lo disfrutado producto del mismo, con el caso del caballero señor Urdanga y su noble esposa, de quien ahora no recuerdo exactamente el nombre, pero que es persona muy principal y tal.



Si se aplica el mismo criterio y se imputa y juzga al caballero señor Urdangarín, pero no a su muy noble esposa por aquello de la Ley del embudo, parece evidente que tan digna señora se ha beneficiado económicamente también de la actividad delictiva de su marido, y estará presente en el banquillo de los ilícitamente beneficiados por la actividad delictiva de ese señor tan majo, el Urdanga.



¡QUÉ MUNDO¡