martes, 4 de febrero de 2014

CORRUPCION Y DEMOCRACIA


 
 

CORRUPCIÓN Y DEMOCRACIA (EN ESPAÑA Y EN LA UE)

Tres de cada cuatro europeos creen que la corrupción está generalizada

Bruselas alerta de la corrupción política, especialmente en comunidades y ayuntamientos




 

LA COMISIÓN EUROPEA HA ELABORADO UN INFORME SOBRE LA CORRUPCIÓN EN SU TERRITORIO Y HABLA DE LA SITUACIÓN EN ESPAÑA.

 

QUIEN ESTÉ INTERESADO EN LEER EL INFORME COMPLETO HA DE IR A ESTA DIRECCIÓN ( ESTÁ EN INGLES, PERO LO PUEDE TRADUCIR AUTOMÁTICAMENTE )




 

EL INFORME DICE, EN RELACIÓN CON

ESPAÑA:

 

Aunque el  marco jurídico de la lucha contra la corrupción es en gran parte en adecuado en España y la   aplicación de la ley  ha demostrado buenos resultados en la investigación de las prácticas corruptas, el informe de hoy muestra un cierto número de deficiencias.

 

La corrupción política es particularmente desafiante y deficientes controles y equilibrios, en particular en mecanismos de control y gasto públicos a nivel regional y local. En este informe, la Comisión Europea propone que se desarrollen estrategias de lucha contra la corrupción a medida para las administraciones regionales y locales, que continúen las reformas y la aplicación de las nuevas normas sobre financiación de partidos es perseguido, y que se desarrollen integrales códigos de conducta para funcionarios electos con las herramientas adecuadas de rendición de cuentas.

 

La Comisión también sugiere que deberían abordarse otras irregularidades en los procedimientos de contratación pública a nivel regional y local.

 

Junto con un análisis de la situación en cada país de la UE, la Comisión Europea también presenta dos extensas encuestas de opinión.

 

Más de tres cuartos de los europeos y un 95% de los ciudadanos españoles, están de acuerdo en que la corrupción es generalizada en su país de origen. Aproximadamente uno de cada cuatro europeos considera que son afectados por la corrupción en sus vidas cotidianas. En España, ese número es el 63 por ciento, el porcentaje más alto de la UE. Cuatro por ciento de los europeos y 2 por ciento de los ciudadanos españoles, dicen que han sido pedidos o espera pagar un soborno en el último año.